Las disposiciones EN LA DEVOCIÓN A MARÍA SANTÍSIMA

La marca de la bestia.
Nuestra Señora de la Soledad de Porta Vaga