Boletín Otoño 2017

Estimados amigos y benefactores:

Gracias a sus oraciones y ayuda nuestro monasterio sigue creciendo. Nuestra casa provisional ya la extendimos para tener un cupo de 7 monjes mientras construimos nuestro monasterio.

Hoy en día los católicos están acostumbrado a no ver la gravedad de los errores doctrinales, inclusive entre los “tradicionalistas”, y entre los que se dicen llamar “resistentes”. Ya es muy común que esto suceda cuando se les señala la existencia de un error en doctrina, o de un falso principio, o de una falta contra la fe o la moral, pero sobre todo cuando son  propagados por sus mismísimos líderes “tradicionales”.

Olvidan que es allí en donde está nuestra lucha. Nuestra lucha es al nivel de la doctrina, de la fe. Sea quien sea la persona que nos quiera desviar de esta lucha, hay que combatirla, especialmente cuando están cayendo es  errores graves de una manera pertinaz.

Dejemos que ahora sea Mons. Williamson quién hable por sí mismo de un sólo tema: La nueva Misa de Paulo VI. Sus “inoportunos” comentarios acerca de la nueva misa  son tan sólo eventos aislados o más bien ha sido su enseñanza constante en los últimos años?. Veamos:

1.- “Hay casos en los cuales inclusive la Nueva Misa puede ser atendida con el efecto de edificar la Fe de uno en lugar de hacer perder esta fe” (“There are cases where even the Novus Ordo Mass can be attended with an effect of building one’s Faith instead of losing it.”).

(Mahopac, New York, June 2015)

2.- “el NOM puede ser lo que usted haga de ella. Un sacerdote puede celebrarlo “decentemente”, un católico puede asistir a él “devotamente”. Las comillas son para aplacar a los de línea dura que insistirán que con el NOM no puede haber ni verdadera decencia ni verdadera devoción; pero cuando dicen tales cosas, creo que están negando la realidad.”

(Comentario Eleison #447)

3.- “La Misa Nueva es falsa, pero ella no es solo falsa, ellas es en parte verdadera y en parte falsa. La parte falsa es muy peligrosa, sin embargo la parte verdadera le permite a las almas mantener la fe” (“The Novus Ordo is false, but it’s not only false, it’s part true part false. The false part is very dangerous, but the true part enables souls to keep the Faith.”).

(Veneta, Oregon, Septiembre 2016)

4.- “Una misa que claramente empuje hacia el liberalismo, como es el caso de muchas Misas Nuevas, esas no se pueden atender” (“A Mass which clearly pushes towards liberalism, like many Novus Ordo Masses, those you can’t attend.” [i.e. some Novus Ordo Masses you can’t attend, others you can, depend- ing on how ‘good’ or ‘liberal’ each particular Novus Ordo Mass is.])

(Houston, Texas, Septiembre 2016)

 

5.- “…puede ser que por la Consagración y sus partes buenas, todavía otorgue gracia y nutrición espiritual, especialmente cuando estas cosas católicas están menos estranguladas por un sacerdote que está haciendo las ambigüedades tan católicas como sea posible. Y, en cuanto a Dios, Él “escribe derecho en líneas torcidas”, dice el proverbio; así que las partes malas de la MNO no necesariamente impiden a Él operar milagros dentro de las partes católicas para nutrir a los inocentes y advertir a los culpables.”

(Comentario Eleison #492)

6.- “Yo no digo a todos dentro del Novus Ordo, sacerdotes y laicos, Yo no digo: “Tienen que abandonarla” (“I don’t say to everybody inside the Novus Ordo, priests and laity, I don’t say: ‘You’ve got to get out!’ ”).

(St. Catherine’s Ontario, Canadá Noviembre 2014)

7.- “me parece que si Santiago está convencido que para salvar su alma él debe quedarse en la Neo-Iglesia, no necesito martillarlo para que salga de ella. Y si Clara está persuadida que no hay problema grave dentro de la Fraternidad San Pío X, no debo atragantarla con que sí lo hay.”

(Comentarios Eleison #348)

 

8.- “Ahi lo tienes, si quiere mantener la Nueva Misa para que sea como la Misa Antigua tanto como sea posible, puede hacerlo hasta cierto punto. Ok? La Misa Nueva es ambigua…Usted sabe, quiero decir que el Cielo ha obtenido todas estas almas para cuidarlas y llevarlas al Cielo, y no solamente a aquellas almas que buscan el camino de la Tradición”. (“So you’ve got, if you want to keep the New Mass to be as like the old Mass as possible, you can do it to quite an extent. OK? So the New Mass is ambiguous. … You know, I mean Heaven has got all these souls to look after and try to get to heaven, not just those souls who make their way to Tradition.”).

(Veneta, Oregon, Septiembre 2016)

9.- “Pregunta: Entonces, usted quiere decir que todos aquellos que saben lo que saben, como las almas que están aquí (i.e. en una Capilla de la Resistencia”’) podrían ir a ella (la Misa Nueva) y esperar recibir gracias de ella? Mons. Williamson: Si alguien de los de aquí que sabe lo que la Misa Nueva significa regresara a la Nueva Misa – pffff! – entonces (pausa) – porque querrían regresar? (risa) Bueno, esto sería…(pausa) para que recibieran gracia. Pero ellos tendrían primero que juzgar el sacerdote” (“Question: Then, does it mean that those knowing what they know, such as the souls here [i.e. at a Resistance chapel] could go to that [Novus Ordo Mass] and expect to receive grace? Bishop Williamson: If anybody here who knows what the Novus Ordo means went back to the Novus Ordo – pffff! – then [pause] – why would they want to go back? [laughter] Well, it’s, I would… [pause] They can receive grace. But they have to judge the priest.”). (Veneta, Oregon, Septiembre 2016)

Por todo esto se deduce que Mons. Williamson ya NO tiene la doctrina católica de Mons. Lefebvre para quién la nueva Misa “es  una misa bastarda”, producto de una religión que no es la católica. La verdad es como la sal, cuando pierde su sabor ya no sirve…

Nuestra poderosa arma es la Verdad de Cristo, pero solo a condición de que nosotros la defendamos a ella. Escuchemos lo que nos enseña Sardá y Salvany acerca del tema:

“La verdad tiene una fuerza propia que comunica a sus amigos y defensores. No son éstos los que se la dan a ella; es ella quien a ellos se la presta. Mas a condición de que sea ella realmente la defendida. Donde el defensor, so capa de defender mejor la verdad, empieza por mutilarla y encogerla o atenuarla a su antojo (SSPX, Mons. Williamson), no es ya tal verdad lo que defiende, sino una invención suya, criatura humana de más o menos buen parecer, pero que nada tiene que ver con aquella otra hija del cielo.

Esto sucede hoy día a muchos hermanos nuestros, víctimas (algunos inconscientes) del maldito resabio liberal. Creen con cierta buena fe defender y propagar el Catolicismo; pero a fuerza de acomodarlo a su estrechez de miras y a su poquedad de ánimo, para hacerlo (dicen) más aceptable al enemigo a quien desean convencer, no reparan que no defienden ya el Catolicismo, sino una cierta cosa particular suya, que ellos llaman buenamente así, como pudieran llamarla con otro nombre. Pobres ilusos que, al empezar el combate, y para mejor ganarse al enemigo, han empezado por mojar la pólvora y por quitarle el filo y la punta a la espada, sin advertir que espada sin punta y sin filo no es espada, sino hierro viejo, y que la pólvora con agua no lanzará el proyectil” (Sardá y Salvany, El liberalismo es pecado. Cap. XXXVII).

       Defendamos la Verdad al precio de nuestras vidas. El amor a la verdad, a Jesucristo, hasta las últimas consecuencias, es lo que nos salvará en esta época de apostasía general.

Cuentan con nuestra profunda gratitud y con nuestras oraciones por sus intenciones.

Con mi bendición

Padre Rafael OSB

Prior del Monasterio San José (benedictinos.wordpress.com)

+ Boletín de Mayo 2017

 

Boletín del Monasterio San José ————-Mayo 2017

“La religión que viene del cielo es caridad, y en consecuencia, plena de tolerancia en cuanto a las personas.¨” Card Pie

 

Estimados amigos y benefactores:

En este aniversario del centenario de las apariciones de Virgen María en Fátima es conveniente volver a recordar lo que hace que un católico puede llamarse en espíritu y en verdad hijo de María Santísima: La caridad de Cristo. Tema de mucha actualidad especialmente en los círculos “tradicionales” en los que la caridad se ha enfriado significativamente.

Escuchemos una vez más al Cardenal Pie:

“Es propio de la Iglesia católica, mis hermanos, el ser firme e inquebrantable acerca de los principios y mostrarse dulce e indulgente en su aplicación. ¿Qué tiene de asombroso? ¿No es ella la esposa de Jesucristo y, como Él, no posee a la vez el coraje intrépido del león y la mansedumbre pacífica del cordero? ¿Y no representa ella sobre la tierra la suprema Sabiduría, que tiende con fuerza a su fin y que aplica todo suavemente? ¡Ah!, es también por este signo, es sobre todo por este signo, que la religión descendida del cielo debe hacerse reconocer: por las indulgencias de la caridad, por las inspiraciones de su amor.”

De nuevo el Cardenal Pie nos da la pauta por la cuál recuerda a los católicos cuál es la marca o el espíritu por el cual los católicos has de distinguirse.

La tranquila majestad con la que la Iglesia católica afirma lo que es seguro, y por la otra la moderación y discreción con la que ella deja a las libres opiniones todo lo que no está definido.

“No, no es así como los hombres enseñan las doctrinas de las cuales son los inventores, no es así como ellos expresan los pensamientos que son los frutos de su ingenio.”. No se expresan así los que no son verdaderos católicos, ni los falsos “Resistentes” o luchadores contra los enemigos de Jesucristo. Aquí se reconoce si alguien está luchando en favor de Cristo o en favor de sus ideas o sistemas.

Cuando un hombre ha creado un sistema, lo sostiene con una tenacidad absoluta, no cede sobre ningún punto. Cuando se ha prendado de una doctrina nacida de su cerebro, busca hacerla prevalecer autoritariamente: no le objeten ni una sola de sus ideas. Así es cómo los que tienen el falso espíritu católico, por defender “sus” ideas , se centran en sí mismos, su tesoro es su ideología y terminan por defenderla contra viento y marea. En esta categoría se encuentran los que han defendido a Monseñor Fellay y a Monseñor Williamson a pesar de sus errores. La violencia de esta defensa, y la ausencia de caridad para con los que la contradicen, es la señal de que no defienden a Cristo sino a sí mismos. Ya que para poder uno recibir ayuda de ellos hay que callarse acerca de los “defectos” de su líder y ser parte de su grupo.

Continúa hablando el cardenal Pie:

“Cuando contemplo sobre la frente de la Iglesia esa serena convicción y esa benigna indulgencia, me arrojo entre sus brazos y le digo: Tú eres mi madre. Es así como una madre enseña, sin pasión, sin exageración, con una autoridad calma y una sabia mesura. Y ese carácter de la enseñanza de la Iglesia lo encontrarán entre sus doctores más eminentes, cuyos escritos ella adopta y autoriza poco más o menos que sin restricciones.”

Uno no identifica a su Madre, la Iglesia Católica, en los “Pastores” faltos de caridad.

San Agustín decía:

“Envíame, Señor, envía a mi corazón la dulcificación, la moderación de vuestro espíritu, a fin de que llevado por el amor a la verdad no pierda yo la verdad del amor”.

¡Y es que el que no tiene la verdad del amor, no tiene el amor a la verdad!

San Francisco de Sales enseña:

“La verdad que no es caritativa deja de ser la verdad, pues en Dios, que es la fuente suprema de la verdad, la caridad es inseparable de la verdad“.

La caridad es lo que nos mantendrá en la doctrina. Son legión los personas que al perder la caridad también perdieron la verdad.

Nuestro celo jamás debe parecerse al odio, tratando al adversario como enemigo. Y esto nos pasa cuando nuestras palabras impetuosas no tienen el fervor de la caridad ni el acento del amor.

Los verdaderos hijos de Dios jamás soportan las malas doctrinas, pero son tolerantes sin medida hacia las personas; jamás confunde el error con quien lo enseña, ni al pecado con quien lo comete.

Nos sigue diciendo el Cardenal: “La Iglesia condena el error, pero sigue amando al hombre; al pecado lo denigra, pero al pecador lo persigue con su ternura, ambicionando volverlo mejor, reconciliarlo con Dios, hacer entrar en su corazón la paz y la virtud.”

Solo hemos de rechazar los falsos principios. No ser como los enemigos de Cristo; ellos lo que rechazan es a las personas.

“Las mismas bocas que nos reprochan la intolerancia nos censuran nuestra bondad demasiado crédula y en exceso simple, y nuestra inagotable paciencia hacia las personas es casi tan combatida como nuestra inflexibilidad frente a las doctrinas.” Cardenal Pie

Sin embargo jamás perdamos de vista el principio fundamental de que la UNIDAD DEL DOGMA, y nó la UNIDAD DE LAS PERSONAS es el único vínculo de la paz sobre la tierra.

Con profunda gratitud por sus oraciones y ayuda perseverante.

Padre Rafael OSB

Prior del Monasterio San José

Colombia

Boletin 23 octubre 2013 (español) NECESIDAD DE LA DEVOCION AL CORAZON INMACULADO DE MARIA PARA NUESTRA SALVACION

+

PAX

23 de Octubre, Fiesta de Nuestra Señora de la Santa Esperanza

 

NECESIDAD DE LA DEVOCION AL CORAZON INMACULADO DE MARIA PARA NUESTRA SALVACION

 

La necesidad de la devoción al Corazón Inmaculado de María está íntimamente relacionada con la necesidad que tenemos cada uno de nosotros del amor y de la misericordia de Dios. Si álguien de nosotros necesita del amor y de la misericordia de Dios, entonces ese tal necesitará de la devoción a la Virgen Santísima. En la proporción en que necesitemos del amor y de la misericordia de DIos, en la misma proporción estamos en la necesidad de la devoción al Corazón Inmaculado de María. Jesucristo le reveló a la Hermana Lucia de Fátima que el último remedio que su Sacratísimo Corazón daría al mundo mediante el cual pudiera salvarse en estos tiempos de apostasía, eran dos cosas: el rezo del Santo Rosario y la Devoción al Corazón Inmaculado de María, que consiste, esencialmente, en su reparación. ¿Y por que? Porque La Virgen santísima tiene la economía de la misericordia y del amor de Dios sobre la tierra como dispensatora Universal de todas las gracias. Ella tiene la misión del Espíritu Santo sobre la tierra. Y del mismo modo que ¨todo pecado comitido contra el Espíritu Santo no será perdonado nunca, ni en esta vida ni en la otra¨, como nos dijera Nuestro Señor muy claramente en los Santos Evangelios. También se podrá decir lo mismo con respecto de la Sma. Virgen: ¨toda ofensa cometida contra el Corazón Inmaculado no será perdonado ni en esta vida ni en la otra¨, ya que la Sma. Virgen tiene toda la economía de la misericoridia y del amor de Dios, la misión del Espíritu Santo sobre la tierra. Pero así como los pecados contra el Espíritu Santo y contra la Sma Virgen no se pueden perdonar, se puede decir que lo contrario todo lo alcanza, es decir, que todo lo que se hace por el Amor o por el Corazón Inmaculado de la Santísima Virgen María, todo lo alcanza, la misericordia de Dios se vierte superabundantemente sobre esa persona, es el secreto para abrir el Sagrado Corazón de Jesús. Así como el castísimo Corazón de San José es la clave para accesar al Corazón Inmaculado de María, al mismo tiempo, el corazón Inmaculado de María es la clave para tener acceso al Sagrado Corazón de Jesús. Se accesa a través de San José directamente a los dos corazones, o directamente al Sagrado Corazón de Jesús a través del Corazón Inmaculado de María. Se ahí su necesidad MORAL para nuestra salvación. Nadie se salva sino a través del Corazón Inmaculado de María. Ese es el plan de Dios, esa es su voluntad, el no vino a nosotros y nosotros no podremos ir a El sino a través de María, del Corazón Inmaculado de María.

Con mi bendición

Padre Rafael OSB

 

P.D. Hoy se bendijo una campana grande de cobre en el monasterio. Su nombre le fue dado en honor a nuestra Señora de la Santa Esperanza, el nombre de Santa Esperanza. Ya tenemos nuestras primeras 5 gallinas. Les agradecemos su ayuda y les pedimos que en nombre de San José nos sigan ayudando para poder llegar a recibir mas vocaciones que están es la lista de espera.