La curiosidad

PRIMER GRADO DE SOBERBIA : LA CURIOSIDAD El primer grado de soberbia es la curiosidad. Puedes detectarla a través de una serie de indicios. Si ves a un monje que gozaba ante ti de excelente reputación, pero que ahora, en cualquier lugar donde se encuentra, en pie, andando o sentado, no hace más que mirar … Seguir leyendo La curiosidad

¿Es posible que la mujer participe del Sacerdocio?

¿ES POSIBLE EL SACERDOCIO FEMENINO? El sexo femenino no puede recibir ningún tipo de Orden Sacerdotal. La razón de ello es que no está en la naturaleza de la mujer serlo ya que Cristo, único y eterno Sacerdote, tiene sexo masculino (Gálatas 3,27-28). Además de esto, no hay ninguna ley positiva apostólica al respecto (“Las … Seguir leyendo ¿Es posible que la mujer participe del Sacerdocio?

Meditación

SOBRE LA FELICIDAD DE LOS MALOS Y LAS AFLICCIONES DE LOS JUSTOS I. Aquí abajo los malos a menudo nadan en prosperidad y abundancia. Dios previendo que serán condenados por sus crímenes, les concede esta felicidad temporal para recompensar algunas buenas acciones que han hecho. ¡Dichosos de este mundo, temblad y llorad! Dios os trata … Seguir leyendo Meditación

Meditación

Camino de la Vida Eterna 1. Ninguna mañana sin una oración fervorosa. 2. Ningún trabajo sin buena intención. 3. Ninguna alegría sin una mirada de agradecimiento a Dios. 4. Ningún sufrimiento sin un acto de sumisión a Dios. 5. Ninguna reunión sin el recuerdo de la presencia de Dios. 6. Ninguna ofensa sufrida sin un … Seguir leyendo Meditación

Meditación sobre la ira

MEDITACIÓN SOBRE LA IRA I. Considera los efectos de la ira y aborrecerás este vicio. La ira o cólera te vuelve insoportable a ti mismo, turba la paz de tu alma y arruina la salud de tu cuerpo; además, te hace odioso a tu prójimo, porque nadie quiere conversar con un hombre que se arrebata … Seguir leyendo Meditación sobre la ira

Las benditas almas del Purgatorio

Meditación Un santo ermitaño se cruzó en el camino con un monje de Cluny y le rogó dijese a San Odilón, abad de ese monasterio, que los demonios se quejaban por el número de almas que sus oraciones y la de sus religiosos libraban del purgatorio. En cuanto lo supo, el santo abad ordenó a … Seguir leyendo Las benditas almas del Purgatorio