ENGAÑO DE LOS CATOLICOS QUE DECIDEN CONTINUAR PERTENECIENDO A GRUPOS ACUERDISTAS


Aquí hay cinco razones:
1.- Temen dejar el grupo de compromiso porque no confían en Dios.

2.- Temen abandonar el grupo de compromiso por respeto humano (y temen ser condenados o criticados).

3.- Se sienten solos y extrañarán a sus amigos (y temen alejarse de ellos).

4.- Temen que si se van no podrán enviar a sus hijos a la escuela de ese grupo de compromiso.

5.- Los padres y familiares temen abandonar el grupo de compromiso cuando/si un miembro de la familia se une a su seminario o convento.

1. Temen dejar el grupo comprometido con el mal ya que no confían en Dios.
“Necesito mis sacramentos. Tengo que ir a algún lugar a misa los domingos”. En primer lugar, Dios nos puso en este tiempo de la historia, para que salváramos nuestras almas. No nacimos en los tumultuosos tiempos arrianos ni en ningún otro. Nacimos en el tiempo presente de gran apostasía porque Dios, en Su infinita sabiduría, sabía desde toda la eternidad que este tiempo presente es lo mejor para Su gloria y nuestra perfección.En cada época de la Iglesia, nuestro Señor ha esperado que Sus seguidores defiendan la verdad y eviten todo compromiso con el mal. Hay un millón de formas sutiles de equivocarse y debemos ser diligentes para evitar las trampas de Satanás. Una trampa grave es que un alma pierda la confianza en la Providencia de Dios, por orgullo.  Sin embargo, ¿estamos dispuestos a poner nuestra confianza completamente en Dios y quedarnos en casa el domingo y santificar nuestro domingo leyendo nuestras oraciones de Misa y los Propios de nuestros misales, rezando el rosario y haciendo una comunión espiritual?
Nota:En estos tiempos de gran apostasía, cuando los sacerdotes intransigentes son muy raros, Dios protege especialmente a aquellos sacerdotes y fieles que no hacen concesiones. Dios siempre se preocupa por Su Iglesia, Su rebaño. Incluso en Su Pasión, cuando Su Divinidad estaba muy escondida y Sus apóstoles huyeron, Él seguía siendo Dios y cuidaba de Sus apóstoles. Nuestro Señor prometió que cuidaría de su rebaño: “No os dejaré huérfanos”. Evangelio de San Juan, 14:18. Nuestro Señor incluso nos incluyó en Su oración por Sus apóstoles antes de que fuéramos creados. Evangelio de San Juan, 17:20. Un problema que enfrentamos los católicos especialmente ahora, cuando toda la moralidad se está desmoronando a nuestro alrededor en el mundo y en el elemento humano de la Iglesia, es que no pensamos ni reflexionamos lo suficiente sobre el cuidado providencial de Nuestro Señor por nosotros y la obra que Él hace en nuestras almas. Olvidamos que no hay nada virtuoso que podamos hacer sin Dios.En nuestro orgullo, tratamos de dirigir y sostener nuestra vida espiritual sin apoyarnos en Dios. Le decimos a Dios las condiciones que debemos tener para salvar nuestras almas. Queremos guiar a la Providencia en lugar de seguirla.Debido a esta actitud orgullosa, decidimos que sabemos mejor que no podemos vivir sin la Misa y los Sacramentos, incluso cuando ese es el plan de Dios para nosotros.Con falsa humildad, nos decimos a nosotros mismos que somos demasiado débiles para estar sin “nuestros sacramentos”, por lo que no defendemos la Fe como deberíamos porque eso resultaría en perder “nuestros sacramentos”. Pero esto está mal. En cambio, debemos defender la Fe y confiar en que Dios nos bendecirá por los medios que Él conoce mejor (y de la manera que es mucho mejor de lo que nuestras mentes insignificantes pueden imaginar).No temamos perder “nuestros sacramentos”. Imitemos la confianza en Dios demostrada por San Gregorio Nacianceno, Doctor de la Iglesia, que sólo temía al pecado:»¿Qué mal nos puede pasar después de todo esto? Ninguno, ciertamente, a menos que por nuestra propia culpa perdamos a Dios y la virtud. Que todas las demás cosas sucedan como agradará a Dios. Él es el Dueño de nuestra vida, y conoce la razón de todo lo que nos sucede. Sólo temamos hacer algo indigno de nuestra piedad.»

2. Temen dejar el grupo de compromiso por respeto humano (y temen ser condenados o criticados).
Junto con nuestro intento de salvar nuestras almas a nuestra manera (en lugar de a la manera de Dios), el respeto humano también se infiltra. Tememos que la gente diga mentiras sobre nosotros, por ejemplo, que digamos que somos sedevacantistas.Tememos que le den la peor interpretación a nuestros motivos para irnos. No queremos que nos acusen de ser orgullosos o se burlen de nosotros por “saber más que el Cura”, o que nos condenen por juzgarlos porque vemos algo mal y debemos irnos.En resumen, tememos que la gente piense que somos raros o extremos. Esto equivale a poner a las personas antes que a Dios y estar más preocupados por lo que piensan en lugar de estar preocupados solo por lo que Dios piensa y cómo servirle y agradarle.Nuestro Señor responde a estos temores y nos asegura que estas condenas son una bendición que nos debe alegrar. Aquí están sus palabras:»Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan, y hablen todo mal contra vosotros, injustamente, por causa de Mí: Gozaos y regocijaos, porque vuestra recompensa es muy grande en los cielos. Porque así persiguieron a los profetas que vinieron antes de vosotros.” (San Mateo, 5:11-12).

3. Se sienten solos y extrañarán a sus amigos (y temen alejarse de ellos).
“Ya me siento tan sólo siendo católico tradicional”; “No tengo personas de ideas afines con las que hablar (necesito convivio social)”; “Necesito ir a algún lado el domingo”; «Me siento como el ‘hombre extraño'»; “No estoy llamado a ser un ermitaño”.La verdadera amistad se basa en la virtud y no hay realmente una verdadera amistad cuando uno de los «amigos» está dispuesto a comprometer la Fe (o la virtud) de alguna manera.El hombre es una criatura social. Dios hizo al hombre así. Dios sabe que necesitamos amistades. Dios sabe que la verdadera amistad se basa en la virtud. Dios quiere que seamos santos que vayan directo al Cielo y espera que lo deseemos, y lo busquemos también. No deberíamos querer elegir compañeros que nos disuadan de nuestra meta del Cielo. Estos serían malos compañeros y nos harían más mal que bien. Dios no quiere que busquemos relaciones con personas que no están dispuestas a defender Su verdad. Él nos advierte:»Al que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. No penséis que vine a traer paz a la tierra: no vine a traer paz, sino espada. Porque vine a poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, ya la nuera contra su suegra. … El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí.” (San Mateo, 10:32-37).Debemos desear estar unidos con Nuestro Señor, incluso si esto resulta en perder todos los lazos con la familia y los amigos. Dios siempre debe ser lo primero en nosotros. La amistad divina es incomparablemente más importante que la amistad humana.Muchas veces la Sagrada Escritura muestra a Cristo abandonado por el hombre a causa de la verdad, como muestran los siguientes ejemplos:»Busqué quien se entristeciera conmigo, pero no lo hubo; y quien me consolara, y no lo hallé». Salmo 68:21.»Despreciado y el más abyecto de los hombres, varón de dolores, y experimentado en sufrimientos: y su aspecto era como si estuviera escondido y despreciado, por lo cual no lo consideramos digno de estima». Isaías 53:3.»Mis amigos y mis vecinos se han acercado y se han levantado contra mí. Y los que estaban cerca de mí se quedaron lejos.» Salmo 37:12.»He llegado a ser extraño para mis hermanos, y extraño para los hijos de mi madre.» Salmo 68:9.»Soy… oprobio de los hombres, y desecho del pueblo». Salmo 21:7.“Los amigos y los vecinos los has alejado de mí: y también a mis conocidos, a causa de la miseria.» Salmo 87:19.Debemos unirnos con Nuestro Señor y Él nos dijo: «Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros”. San Juan, 15:20.Debemos estar dispuestos a imitar a Nuestro Señor cuando se quedó solo. Si nos vemos obligados a no tener amigos por el bien de Nuestro Señor, por conservar la fe, por ser fieles a Él, entonces Él nos está llamando a un estado superior de perfección y sabemos que esto sería para nuestro bien.San Juan de la Cruz, el Doctor Místico de la Iglesia Católica, en su libro «Subida al Monte Carmelo», 3-20,  enseña esta verdad de la siguiente manera:»Por cada alegría temporal a la que el alma renuncia por amor de Dios y por la perfección del Evangelio, Dios le dará cien alegrías también en esta vida.»También debemos recordar que Dios no se deja vencer en generosidad. Como nos dice San Pablo: “Estimo que los sufrimientos de este tiempo no son dignos de compararse con la gloria venidera”. Romanos, 8:18.Cuando Dios nos pide que nos sacrifiquemos por Él y por amor a Él, Él nos recompensa dulcemente incluso en esta vida. Él brinda apoyo moral cuando menos lo esperamos y, a menudo, de fuentes que no esperábamos (o de personas que no sabíamos que tenían ideas afines).
Cuando nos damos cuenta de que alguien tiene las mismas convicciones que nosotros, obtenemos un consuelo inmediato. Hemos encontrado un verdadero amigo católico y estamos agradecidos con Dios por habernos dado tanto apoyo moral.Deberíamos tomar el brillante ejemplo de San Basilio el Grande, Doctor de la Iglesia, quien con razón sostuvo que la fe católica era más importante que cualquier otra cosa. Así, rompió todo vínculo con un hombre porque ese hombre aceptó un credo que contenía una omisión importante: omitía la palabra “consustancial”.En nuestra debilidad, con qué frecuencia continuamos con nuestra parroquia y nuestros compañeros feligreses a pesar de sus omisiones: a saber, ellos omiten ponerse de pie y profesar la doctrina intransigente y antiliberal que deben sostener y profesar. Si pensamos que la Nueva-FSSPX y la falsa “Resistencia” no son liberales y comprometidas con el error y se cada vez se deslizan más lejos de la verdad, entonces no estamos prestando atención a lo que dicen y hacen, eso es ignorancia culpable. Tenemos que «vigilar y orar» a todo momento “para no caer en la tentación” y no ser engañados por el error.¿Quizás nos decimos a nosotros mismos que nos quedamos en nuestra capilla en compromiso con el error porque queremos “trabajar desde adentro” y ayudar a convertir a la gente de su liberalismo? Esta es una herramienta clásica del diablo (el fin no justifica los medios) que hizo que tantos feligreses se desviaran a finales de los 60 y en los 70.San Gregorio Nacianceno, Doctor de la Iglesia, advierte contra esta presuntuosa excusa con estas palabras:»Es una ilusión buscar la compañía de los pecadores con el pretexto de reformarlos o convertirlos: es mucho más de temer que nos comuniquen su veneno.»

4. Temen que si se van no podrán enviar a sus hijos a la escuela de ese grupo acuerdista.
Hay cinco razones por las que esta es una excusa falsa que ofende a Dios y dañará a nuestras familias:
“Si dejo este grupo (acuerdista), no tendré escuela para mis hijos”. Esta es la misma vieja excusa que falló a tantas familias en la década de 1960. Esta excusa es la táctica del diablo de introducir un compromiso con el mal bajo la apariencia de algo bueno.Regla para el Discernimiento de Espíritus #4 de San Ignacio. La Santísima Virgen María incluyó esta regla cuando le dio a San Ignacio de Loyola los Ejercicios Espirituales.
Además, no romper los lazos con el grupo acuerdista porque “no tengo otra opción, porque necesito una escuela para mis hijos” muestra una falta de confianza en Dios. Un buen hijo debe confiar en su Buen Padre.
Los grupos acuerdistas tienen escuelas comprometidas con el error y dañarán a nuestros niños. No debemos engañarnos pensando que podemos saber o prevenir todo el daño que le ocurrirá a nuestros hijos.
La familiaridad con un grupo acuerdista tiende a hacer que nuestros hijos confíen en ellos. Son las figuras de autoridad que les daríamos a nuestros hijos para que aprendan. Esta relación haría que nuestros niños fueran especialmente susceptibles de ser engañados por sus maestros y compañeros de clase.
Permanecer con el grupo acuerdista para poder enviar a nuestros hijos a esa escuela envía el mensaje a nuestros hijos de que la fe católica no es de primera importancia, sino que la pureza de la fe debe ser “sopesada» o “intercambiada” o “negociada” frente a consideraciones prácticas como una escuela.

5. Los padres y familiares temen abandonar el grupo acuerdista cuando un miembro de la familia se ha unido a su seminario o convento.
“Somos una familia y debemos ser leales el uno al otro”. «La familia es primero.» “¿Qué pensaría la gente de nosotros si no apoyáramos a un familiar que tenía una vocación religiosa?” “Sin nuestro apoyo, el seminarista o el novicio podría abandonar su vocación”.Pero apoyar una vocación religiosa acuerdista con el error, es anteponer la lealtad familiar a la lealtad a Dios y a la fe católica tradicional. Mostrar apoyo a la formación y vida de un miembro de la familia en un grupo acuerdista y una fe comprometida con el error desagrada a Dios y puede ser lo que mantiene a ese familiar en el camino equivocado. Una vocación dentro de un grupo acuerdista no es una alegría. es un dolor No es una bendición. es una cruz. En nuestro Juicio, Dios nos preguntará si lo ponemos a Él primero y le mostramos a ese familiar el “amor duro” necesario para que él (ella) deje el grupo acuerdista por el bien de la Fe.¿Qué debemos hacer si nuestra familia sufre la tragedia de que un pariente entre en un grupo religioso acuerdista? Si el miembro de la familia todavía solo está considerando ingresar al seminario o convento acuerdistas, debemos dejar en claro cuál es nuestra posición. ¡Debemos decirle que nunca podremos apoyar o aprobar su vocación de compromiso con el error en ese grupo!Debemos decirle a este miembro de la familia que en lugar de entrar en el grupo malo, lo ayudaremos a investigar el mundo para encontrar un seminario o convento aceptable e intransigente. Si su vocación es genuina, ciertamente Dios proveerá lo que se necesita.Si el miembro de la familia ya se ha unido al grupo acuerdista, la próxima vez que lo visite, prepárese (con la ayuda de un sacerdote intransigente) para explicar por qué debe dejar su grupo por el bien de su salvación eterna. Estas discusiones deben ser lo suficientemente discretas para que sus superiores no reaccionen duplicando sus esfuerzos liberales de lavado de cerebro para evitar que el miembro de la familia vea la verdad.Eso sí, no olvide rezar mucho para que este familiar llegue a ver claro su deber de dejar su grupo liberal y todo compromiso, por el bien de la Fe Católica y de su alma.Incluso si no logramos un éxito inmediato, ¡debemos mantenernos firmes! ¡Tener cuidado! Si nos comprometemos aunque sea una vez, nuestro familiar albergará la esperanza de que si continúa más tiempo en su camino (de compromiso), entonces “nos convertiremos” haciendo el compromiso de aceptar su estado como algo que está bien.


¡Hagamos ahora lo que en nuestro Juicio quisiéramos haber hecho! ¡Defendamos la fe y dejemos de trabajar con los que comprometen la fe!

Un comentario en “ENGAÑO DE LOS CATOLICOS QUE DECIDEN CONTINUAR PERTENECIENDO A GRUPOS ACUERDISTAS

  1. Buenas tardes. Es cierto lo q dice el articulo. Que es maravilloso. Yo estuve viviendo en España y, iba todos los domingo a misa. Pero por razones económicas me vine a mi país Venezuela ya q en España no tenia vivienda. Y estoy en casa con mi misal haciendo oraciones y siguiendo la misa, es lo q nos toca hacer en estos tiempos. Ya que aqui en mi pais no hay. Tambien quisiera saber si ustedes venden medallas y cristos de San Benito soy muy devota de San Benito. Espero su repuesta. gracias

Deja un comentario